SEGUINOS EN NUESTRAS REDES

Sociedad

Para hacer frente a las olas de calor, Aysa recomendó racionar el agua

AySA pidió “hacer un uso racional” y cuidar el agua potable para “evitar el derroche de ese recurso vital”, sobre todo durante el verano, “época donde se registran temperaturas más altas y aumenta el consumo”, señaló el organismo, a través de un comunicado.

La empresa recuerda a la población la importancia de “un recurso esencial frente al sistema de provisión de agua potable, que se encuentra directamente relacionado con el suministro eléctrico. Por este motivo, al ahorrar agua, también se contribuye al ahorro energético”, precisaron.

“Para llevar adelante el proceso de captación, potabilización, transporte y distribución de agua potable se requiere de ese insumo esencial en la prestación de nuestros servicios, ya que cerca del 82% de nuestro consumo eléctrico se encuentra destinado al funcionamiento del sistema, en su totalidad”, observaron.

“AySA garantiza de ese modo la llegada del servicio a unos once millones de usuarios. Como ejemplo, la Planta General San Martín, la planta potabilizadora más grande que procesa 3,1 millones de m3 de agua por día, consumiendo más de 110 millones kWh por año. Del mismo modo, ocurre con las 14 estaciones elevadoras del sistema, encargadas de la impulsión de agua para su distribución, que tienen un consumo de 300 millones kWh por año. El consumo total de Aguas y Saneamientos Argentinos (AySA) es equivale a la energía utilizada en 150.000 inmuebles residenciales”, agregaron.

Ante variaciones de tensión eléctrica o cortes de energía, los usuarios se pueden ver perjudicados, por la alta demanda del servicio, provocando que “la presión en la red disminuya y en algunas zonas sensibles, falte el agua temporalmente”, explica el mensaje a la población.

“Esto se puede intensificar en las áreas que se abastecen por agua de origen subterráneo, que no tienen subestaciones propias como las grandes plantas, ya que las perforaciones se encuentran conectadas al tendido eléctrico domiciliario sin subestaciones propias como las grandes plantas, por eso cuando no hay luz en la zona, también se ve interrumpido el servicio de agua potable”, indicaron.

“Sin limitar el consumo básico y necesario para alimentación e higiene personal, pero prestando atención a las situaciones cotidianas en que se desperdicia gran cantidad, podemos reducir el derroche del agua”, recomendaron.

“El agua potable es un recurso esencial para el cuidado de la salud y calidad de vida y es por esto que la Organización Mundial de la Salud, sostiene que por cada dólar invertido en el sistema de agua y cloacas, se ahorran siete dólares en el corto y mediano plazo en el sistema de salud”, cerró el comunicado.

Con información de Télam.

A %d blogueros les gusta esto: